Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Oldboy.

Estas son venganzas...


...no chingaderas. 1649
Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

...men all too willing to be damned.

So he spoke, and suddenly a raging throng of madmen appeared, bringers of death, terrible to look upon, with savage expressions, brutal eyes, of hateful appearance, and terrible in the way they moved. They had twisted minds, depraved morals, lying tongues, spoke in obscenities, and while haughty in appearance they were empty of substance and thus vile both within and without. Paupers in goodness, but wealthy in evil and enslaved to wickedness, they were enemies of God, though eternal friends indeed of the devil, men all too willing to be damned. This accursed band, vile madness giving them their arms, seized him and their stony heart poured a rain of stones over the martyr of God. The terrible missiles flung by the madmen missed him: the harsh nature of flints turned aside in its flight, and the very sound of the stoning showed itself to be the servant of the servant of God. The stones, though not living, were alive to God's laws and yielded to the Deity. Human hearts, which coul…

Las actualizaciones paradógicas de Windows XP.

Pues bien, al parecer Windows XP está despidiéndose, y cerrando 'su ciclo de vida' con broche de oro.

A modo de despedida, un par de actualizaciones que rozan el absurdo, y demuestran lo paradógico de utilizar la lógica norteamericana -esa misma que obliga a los fabricantes de medicamentos a especificar que un jarabe ha de tomarse con cuchara y por la boca- para hacerle saber al usuario lo siguiente:

1. Si su sistema está descargando las últimas actualizaciones, significa que no está actualizado.

2. Si su sistema ha dejado de descargar actualizaciones desde hace 1, 2, 3... días, significa que está completamene actualizado.

...con esta lógica, no es de extrañar que las horribles Mac le hayan comido buena parte del mandado a la Microsoft.


Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

La Señorita Lacra, y el paraíso mediático de México.

La Señorita Lacra está en un verdadero paraíso.

México, con su corrupción institucionalizada, sus leguleyos relucientes, sus psicólogos que consultan previa cita a quienes pueden pagar o tienen que dejar sobre un escenario degradante la poca dignidad que les queda.

Si las fotografías de yates y champagne no son lo suficientemente contundentes para desenmascarar las buenas intenciones de la comunicadora, tenemos las actitudes de potentado que se permite, en cámara abierta, cesar a cuanto empleado le viene en gana, gritar con su voz desgañitada, esgrimir un guadalupanismo asqueroso, y dictaminar quién es digno de recibir justicia, y claro está, un espacio en su tan bien cotizado programa.

Es increíble, por principio de cuentas, el tipo de gente que se presta para esas actuaciones tan mediocremente montadas.

No hay quien sea capaz de alzar la voz, y el mexicano, gritón y fanfarrón por naturaleza, pierde el garbo apenas se planta frente a este remedo de mujer mal embalsamada.

¿En serio, …

Del establishment más rancio a los trofeos de oropel: ¿qué se premió con el Oscar?

Justifiquemos, antes que otra cosa suceda, esta entrada. Si el director, muy a su pesar nacido en México, ha guardado su distancia y declarado que fue necesario irse del país para triunfar, y más aún, echarle en cara al cine mexicano lo mucho que ganaría si filmase en inglés, entonces claro que podemos hablar del establishment, y del status quo que permitió dicho triunfo.

Tenemos, por un lado, a la revista Time haciendo de las suyas, con un presidente que se luce en el ámbito internacional, mientras lleva al país a la ruina. Intentando que los grupos de autodefensa no proliferen, y encontrándose con un polvorín entre las manos que está a punto de estallar, arrasando con lo que encuentre a su paso.

Y por otro lado, encontramos que el filme, hecho bajo las más estrictas normas y ética norteamericanas, es la apoteosis de una serie de filmes centrados en la 'carrera espacial' que ya ha dejado de ser tal, y de la que Norteamérica se ufana haberse hecho con Marte, por ejemplo.

Los …

Escribir.

El título hubiera quedado grande. '¿Es posible escribir Historia?'.

Así que le cambio el título, y a manera de apunte, diré que escribir, incluso una ucronía, es pretender fallar 'a priori' lanzando una piedra que se piensa jamás dará en el blanco.

Pero, ¿y si precisamente por ello mismo, la piedra va a dar directamente contra el blanco, atinándole y desenmascarando algún hecho esencial, que la 'historia oficial' no registra?

¿Y si todo el horizonte factual converge en esa utopía, o en esa ucronía, y se lleva de encuentro la historia de libros y ensayos, erigiéndose como una verdad que al fin y después de los años, emerge contraviniendo hasta los más cerrados vaticinios?

1644
Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.