Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2006

Por qué Dios no me quiere...?

Sentimiento antigüo. Desde el profeta bíblico que yace entre la ceniza vestido de sayal, hasta las canciones mexicanas más lloronas ['Yo no sé qué será de mi vida, que de mí no se acuerda ni Dios...'] encontramos abierta la posibilidad tan magníficamente enunciada por Brad Pitt en su personaje de "El Club de la Pelea": 'Tienes qué aceptar la posibilidad de que quizá Dios no te quiere'.

Ayer, en casa de uno de mis hermanos, viendo al azar, en una memorable sesión se zapping, un fragmento del programa 'Laura en América' me tocó ver un programa que se fué al garete precisamente por su presencia y su arrastre televisivo.

Resumiendo: alguien se accidenta. Este alguien tiene 24 años, es padre de familia, con esposa y un par de hijos, y sólo su hermana mayor por pariente cercano, que le recibe en casa para la convalecencia. La hermana mayor desespera por la falta de dinero, a solas y escondidas, forza a la esposa de su hermano a salir a embaucar hombres, drogá…

José Luis Domínguez

Lo recuerdas, Fratre...?

Principios de los noventa, recién llegabas entonces a uno de esos dos dormitorios suspendidos en el aire.

Lo veíamos muchísimo más grande que nosotros, críos de quince o dieciséis años. Él nos llevaba la ventaja de once años, era bueno para los deportes, el basquet, me parece recordar. Tenía un físico de atleta, más como jugador de football americano.

A la hora del estudio, en los recesos, andaba con uno de esos cuadernitos que nos proporcionaba el P. Roberto, anotando, escribiendo. Poemas, pequeños relatos, cuentos. Alguna vez nos leyó algo, en ese club invisible que comenzábamos como poetas en ciernes, como escritores y cuentistas, sin saber exactamente qué significaban esos términos.

Alguna vez el Lupus Ferox llevó a la recepción, por invitado, a un poeta jerezano. Recuerdo sólo su apellido, Tolentino. Típico de por allá, ¿nó?

Tuvimos una conversación que he olvidado, y de la que rescato una frase, que me ayudaría y quizá también definiría esa forma de escribir …

De las R. H., o por qué en este blog nunca firma nadie

Las relaciones humanas, entendidas como la interacción en sus distintos niveles que existe cuando una persona se acerca a otra, y entabla una comunicación cualquiera, han venido sofisticándose hasta puntos jamás antes imaginados.

Tiempos hubo en que, por ejemplo, me consumía la frustración de no recibir jamás un telefonema de alguno de mis amigos. De vez en vez los llamaba buscando noticias, intentando no sentir esa distancia de por medio, haciendo uso de tarjetas telefónicas que agotaban mis bolsillos, recibiendo en un par de palabras la certeza de que aún seguía vivo.

Poco a poco esta sensación de abandono, de ira o furia, fue desapareciendo, tornándose aceptación en la acepción más literal de la palabra. Es decir, ellos, mis amigos, son como son, y por alguna razón que desconozco hasta la fecha, no intentan llamar siquiera para desearme un buen y feliz año nuevo, mucho menos para mi cumpleaños.

Diré que mi tristeza fue mayúscula cuando algunos de ellos se casaron, y después supieron q…

e-operculum

vá lá!... não te preocupes!... se começares a sentir umas tonturas, um formigueiro na ponta dos polegares das mãos, um gradual alívio frio nas pernas, um agradável embaciar das ideias e das memórias, não te preocupes: concentra-te na minha voz grave e suave enquanto te falo com calma sobre coisas que já te foram importantes e que agora não te interessam nada de nada; tenta sentir o toque suave das minhas carícias no teu braço esquerdo desaparecerem a pouco e pouco, deixa-te levar pelo cada vez mais embaciado do teu olhar no sorriso que mantenho ao olhar-te com imensa ternura e, sobretudo, ignora o desconfortável do sangue que te ensopa a camisa e tenta sorrir para mim... meu cabrão!



posted by alberto_m at 3:30 PM 0 comments

Post original aquí.

Qué carajos tienen los funcionarios de nuestro gobierno en lugar de cerebro...?

Veo por la televisión las noticias de los últimos desgajamientos en la carretera México-Toluca. Algunos autos destrozados, algunas vidas que peligraron y afortunadamente siguen aún corriendo.
Mandan estos funcionarios de pacotilla a que restauren la carretera y reparen los daños.

Y lo que hacen esos primates descerebrados es cortar un buen número de árboles que, dicen los televisores con todas sus letras, TENÍAN VEINTE AÑOS DE EDAD...!!!

Carajo...! Qué acaso no pueden sacarlos de raíz, y trasplantarlos a algún parque público, de esos que tanta falta hacen y a la vez tanto echan de menos los capitalinos del DF...?

Increíble que cinco minutos sean los suficientes para mandar por el caño veinte años de crecimiento, servicio al medio ambiente y resguardo de la naturaleza, representado en esos árboles de troncos, en este momento, ya muertos.

Tres guiños de Leonardo Favio

Alguna vez, una de mis amistades cibernéticas me cuestionaba sobre mi afición por Perales. Aducía argumentos a favor de Serrat. Claro que me gusta y también me encanta Serrat, aunque si pusiera su música cuatro o cinco horas seguidas me sentiría tan abotagado como con cuatro o cinco horas de una estación radial cualquiera. Por eso de vez en vez regreso a Perales, como en este momento.

Horas antes, a punto de tomar el colectivo, pensaba en las canciones de Leonardo Favio.

Me gustan desde hace mucho sus canciones, aunque últimamente las oigo y escucho poco. Aficiones heredadas de mi madre.

Encontré pequeños detalles, esos precisos pequeños detalles que también de pronto surgen en Perales.

De la canción de Graffitti, cerca del final, humorístico y cruel el verso aquel:

'Qué hija de pueblo fue
la que engañó a Javier...?'

Hija de pueblo es una fase ambivalente, tanto para significar un grado ínfimo socialmente hablando, cuanto por la primer sílaba de la palabra 'pueblo' pasa a ser…
Cuerpos.

Sólo la carne.

Los sentidos, un placer extraño, ajeno.

Tus sentidos. Tu placer.

Me detengo en tu vientre,
profanado una y otra vez, cedido por voluntad propia
a un extraño que, poseyéndote
arrancará de tí un gemido, un susurro,
quizá los espasmos que te devuelvan la conciencia
de que ese otro cuerpo que goza
no es más tuyo
que tu propio presente,
que el olor de los sudores
mezclados con el perfume,
con el aroma que brota de las sábanas,
aromas cálidos, enervantes
y luego
cediendo aún más
llegarás a la ruptura íntima perfecta
del presente en un remedo de conciencia
que llamamos "/orgasmo/",
porque lo otro, los "//orgasmos//"
son esencias, presentes indefinidos
de nosotros que alguna vez
coincidimos y nos miramos a los ojos
en esa cama que pensamos, ingenuamente,
era nuestra.

Sobre el papel
poseeré tu figura.

Y serás mía
con los ojos.
Estos ojos que ahora
son más tuyos que míos.

México, Frontera Norte.
Algún día perdido en el 2003
DULCE PONTES - LELA (CAMINHOS)

Están as nubes chorando
Por un amor que morreu
Están as ruas molladas
De tanto como chovéu

Lela, Lela
Lelina por quen eu morro
Quero mirarme
Nas meninas dos teus ollos

Non me deixes
E ten compasión de min
Sen ti non podo
Sen ti non podo vtvir

Dame alento das tuas palabras
Dame celme do teu corazón
Dame lume das tuas miradas
Dame vida co teu dulce amor
Hubo un tiempo en que leíamos a José Luis Martín Descalzo, Miguel de Unamuno, Karl Jaspers, Ignacio Larrañaga, Ethel Krauze. Y con afanes mínimos de rebeldía, a J. L. Borges, Cortázar, Benedetti, Cela, Saramago.

Los días de las letras. Mientras El Matizador Don Leo se daba de topes contra ideas que cupieran exactamente en un endecasílabo, le mostraba, por mi parte, al P. Cárdenas mis poemas, extraños con sus versos libres de una veintena de sílabas. Entonces escribir era fácil. Bastaba con sentir las teclas mecánicas de una máquina de escribir, y medirse con la hoja en blanco que se ajustaba perfectamente a sus bordes. Y comenzaba el hervidero de grillos.

Hubo un tiempo en que escribíamos cuentos, algunos de los que el cesto de basura hizo suyos. Otros, pocos, quedan de los que una idea mínima aún se sujeta a alguna neurona, el estilo era inocente, pero Nuestro. De aquellos días queda algún cuaderno repleto de borrones, de letras desesperadas y garrapateadas con tinta china y un cálamo …
Patria mía.

A M. Vinicio D. Juárez

Me aferro a lo que soy
con el ancla por mis abuelos creada.

También suspiro por esta tierra
y por la gente que es también mi gente.
Y desespero con ellos
cuando el sueldo de la semana
se acaba completo en tres días.
Y grito con ellos
cuando el pasado ruge
su aliento de azufre
camuflado en los fusiles
de una revolución que no anda.

También me gustan las verdes
andanadas de aire oloroso a guayabo.
Y la dulce mezcolanza del azúcar
guardadita en su caña,
supurando delicias cristalinas.

He sido desterrado algunas veces:
me arrebataron la patria
con la intención de que la renuncia
me quedara al cuerpo cual camisa nueva.

-Es más doloroso el destierro
cuando el pensamiento y la esperanza huyen
y el cuerpo mísero se queda en el mismo lugar-.

Me han quitado poco:
apenas un recuerdo de paz insatisfecha,
apenas un recuerdo de salarios estratosféricos
apenas un recuerdo de rejas de mango
apenas unas medidas de a litro
para rellenar con los frutos terrosos
de tres o cuatro toneladas de cacahuate…

Ultrajando a la Constitución

Leer el artículo completo aquí

Paleografía griega del siglo XVI

Alguna vez, conversando con El Matizador Don Leo, brotó la curiosidad de arrojar una luz sobre este no totalmente explorado tema: las impresiones y tipografías griegas del siglo XVI.

Aunque no faltan buenas gramáticas griegas, y los vocabularios de que puede echarse manos son abundantes, la tipografía utilizada por los impresores en los albores de la imprenta, al menos para la escritura griega, son confusos.

Por esta razón, he rescatado la imagen aquí publicada, donde aparece la tipografía griega, su equivalente latino, y la escritura en ambas lenguas. Quizá pueda ayudarle a algún despistado que llegue, de manera fortuita, a este blog.

A casi un año...

Jueves 6 de octubre de 2005 La ofensa a la bandera pone en riesgo la "seguridad nacional": Olga Sánchez "Ultraje", determina la Corte al juzgar el poema La patria entre mierda ALFREDO MENDEZ ORTIZ La ministra Sánchez juzgó que Witz Rodríguez se extralimitó en su libertad de expresión. En la imagen, venta de banderas en el Zócalo FOTO María Luisa Severiano En una votación dividida (tres votos contra dos), la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó ayer que escribir en contra de la bandera nacional, despreciarla o desestimarla constituye "un verdadero ultraje" a los símbolos patrios, independientemente de los valores literarios o estéticos del texto, pues se rebasan los límites constitucionales de la libertad de expresión. El criterio fijado por el máximo tribunal del país al negar un amparo al poeta originario de Campeche Sergio Hernán Witz Rodríguez precisa que con su poema La patria entre mierda, en el que …

De las falacias literarias [El Psicoanalista - John Katzenbach]

Ví este librejo en un centro comercial. De autoservicio.

La reseña elogia al autor, basándose en las excelentes críticas de 'psicoanalistas y psicólogos'.

Bien, confesaré que el título y la trama resumida en esa sinopsis me atrajo, así que, sin ceder a la tentación de comprarlo en papel -esa memoria vegetal de la que habla últimamente a todas horas Umberto Eco-, lo conseguí en formatos electrónicos, con todo el cansancio y riesgo que supone para mis ya de por sí, lastimados ojos.

Las primeras páginas, flojas. Al llegar a la veintitantos, quizá la treinta, no pude seguir más.

La trama resumida en la sinopsis: un psicoanalista recibe una carta de alguien que considera que tiene, por su culpa y un tratamiento fallido, 'la vida destruida', que le amenaza con matar uno a uno a sus familiares -52 en total- si él no se mata primero. Es decir, la única manera de detener ese aquelarre sangriento será que el doctor se suicide.

Después de recibir la carta, intentar recrear las situaci…
Linda imagen para mi avatar...!

Tomada de:
Pierio Valeriano, Hiroglyphicorum... liber I. De Leone, P. 6.

Conjuro para destrozar distancias.

A Alejandro O. Nappa

Porque la distancia no importa
si la emoción es tanta.

Continuo presente inundado de tiempo.
Continuo presente inundado de vida.

[Quizá aún no es tiempo.
Y la noche, lejana aún
llega de puntillas
con pasos de ballet,
danzando,
danzando.]

Porque importa la emoción
cuando la distancia es tanta.

Llegará de la voz el murmullo
una letra y su letargo
de significados y formas
de voces y colores.

Después de la noche con estrellas
las estrellas de la noche
dormirán una a una
auroras por lecho, amanecer por sábanas.

De los días
más profundos
queda el recuerdo oscuro de la calma.

Del cenit rey
la luz que baña el rostro
acariciando los labios.

Desaparece la ira
con su dolor y vacío:
jamás las sombras resisten
de la luz el canto.

Entonces llamaré por su nombre
a cada uno de los astros.
[Nombrar es otra manera
de acallar los temores,
de reconocernos en la voz
que brota de nuestro corazón maltrecho.]

El desfile comenzará pronto:
algarabía de músicas
esféricas celestiales,
risas llenas…
DESQUITEEl muchacho venía del río. Descalzo, con los pantalones arremangados por encima de las rodillas, las piernas sucias de lodo. Vestía una camisa roja, abierta en el pecho, donde los primeros vellos de la pubertad empezaban a ennegrecer. Tenía el pelo oscuro, mojado por el sudor que le escurría por el cuello delgado. Se inclinaba un poco hacia delante, bajo el peso de los largos remos, de los que pendían hilos verdes de limos aún goteantes. El barco quedó balanceándose en el agua turbia y, allí cerca, como si lo espiasen, afloraron de repente los ojos globulosos de una rana. El muchacho la miró, y ella le miró. Después la rana hizo un movimiento brusco y desapareció. Un minuto más y la superficie del río quedó lisa y tranquila, y brillante como los ojos del muchacho. La respiración del limo desprendía lentas y muelles burbujas de gas que la corriente arrastraba. En el calor espeso de la tarde los chopos altos vibraban silenciosamente y, de golpe, flor rápida que naciese del aire,…
"Sueño con el intelectual destructor de evidencias y de universalismos, el
que señala e indica en las inercias y en las sujeciones del presente los puntos
débiles, las aperturas, las líneas de fuerza, el que se desplaza incesantemente y
no sabe a ciencia cierta dónde estará ni que pensará mañana, pues tiene centra-
da toda su atención en el presente."

Michel Foucault, 1977

Necrología: El Excmo Sr. D. Joaquín García de Icazbalceta

Cesáreo Fernández Duro




—[83]→

Se le conocía en los círculos literarios españoles desde mediados del siglo corriente como se conoce á los que de cualquier modo descuellan en los campos de la especulativa y de la erudición: por sus obras. Notando al mismo tiempo que la penetración del pensamiento, el primor de la exposición y la imparcialidad del juicio, con la serie biográfica de los descubridores y de los misioneros de Nueva España que se incluyó en el Diccionario universal de Historia y Geografía editado en Méjico por Andrade; con la traducción adicionada de la Historia de la conquista del Perú, de W. Prescott, y con la Historia original de la imprenta en México, á la vista, se le había inscrito, sin más averiguar, entre los investigadores acuciosos y entre los historiógrafos de buena ley, cuyo criterio se somete espontáneamente á los fueros de la verdad y de la justicia. Mas no sabía de su persona la generalidad de los lectores, hasta que La Ilustración española y americana dió á luz…

Saramago o la terrible grandeza de lo simple. II

Apuntaré que el estremecimiento de la situación anotada en la primera parte de este comentario, se presentó un poco antes de adquirir el Saramago. Fue en 1994, con el álbum 'Utopia' de Serrat[1992].

Precisamente en la canción con ese título, se encuentra la estrofa correspondiente:

Se echó al monte la utopía
perseguida por lebreles que se criaron
en sus rodillas
y que al no poder seguir su paso, la traicionaron;
y hoy, funcionarios
del negociado de sueños dentro de un orden
son partidarios
de capar al cochino para que engorde.

¡Ay! Utopía,
cabalgadura
que nos vuelve gigantes en miniatura.
¡Ay! ¡Ay, Utopía,
dulce como el pan nuestro
de cada día!

...alguna vez comenté con El Matizador Don Leo la maravilla de que dos canciones que nos llevan al límite del furor, tengan como simiente un evento común:

La noche de San Juan.

Serrat se valió de ese tema para su "Fiesta"... y Madredeus [Letra de Pedro Ayres Magalhães] se inspiró en la misma noche para su "Alfama".

Sólo falta esperar q…

Saramago o la terrible grandeza de lo simple.

Por fin, diez años después de adquirido, ayer pude leer las últimas páginas de Saramago y sus 6 cuentos prodigiosos.

El cuento final, conciso hasta el extremo, es de una brutalidad electrizante, su descripción de la castración del cerdo hace que literalmente nos estremezcamos, terminando con un temblor extraño que nos recorre de pies a cabeza. 'Desquite'. Pocas veces un título calzó tan bien en su contenido.

No siempre los comentarios de solapas y anteportadas son afortunados. De la edición que leí -Alfaguara Literaturas- es precisamente ese cuento el más dejado de lado. En una línea escueta se intenta agotar -imposible tarea- la lectura de esa media docena de cuartillas.

"Y Desquite es una brevísima parábola en que un muchacho contempla la castración de un cerdo y se lanza a un río para cruzarlo a nado, mientras lo mira una rana, sabiendo que en la orilla de enfrente lo espera una chica desnuda."

El simbolismo de la rana es algo que aún no puedo dilucidar.

Este fragmento…

Sem Fantasia

Sem Fantasia
Chico Buarque

Vem, meu menino vadio
Vem, sem mentir pra você
Vem, mas vem sem fantasia
Que da noite pro dia
Você não vai crescer
Vem, por favor não evites
Meu amor, meus convites
Minha dor, meus apelos
Vou te envolver nos cabelos
Vem perder-te em meus braços
Pelo amor de Deus
Vem que eu te quero fraco
Vem que eu te quero tolo
Vem que eu te quero todo meu

Ah, eu quero te dizer
Que o instante de te ver
Custou tanto penar
Não vou me arrepender
Só vim te convencer
Que eu vim pra não morrer
De tanto te esperar
Eu quero te contar
Das chuvas que apanhei
Das noites que varei
No escuro a te buscar
Eu quero te mostrar
As marcas que ganhei
Nas lutas contra o rei
Nas discussões com Deus
E agora que cheguei
Eu quero a recompensa
Eu quero a prenda imensa
Dos carinhos teus

1967

¡¿Ni una nota de Bach ?! [La Furia De Brailowsky II]

¡¿Ni una nota de Bach ?!

Las transcripciones de melodías inmortales son nuestras inseparables compañeras desde la cuna hasta el ataúd, tanto si se trata del Aire de Bach que emana de la Suite en Re mayor en la versión para trompeta y órgano (o simplemente como música de fondo para una canción de Jennifer Rush ...) como si se trata del tema Yesterday de los Beatles en la más reciente versión Cover. Y esto ocurre sobre todo desde que la industria publicitaria se ha adueñado de ellas. En todo caso, aún destinadas a fines menos comerciales, siempre las hubo, sobre todo las que fueron escritas para instrumentos de teclado, que estaban directamente predestinadas a reproducir obras a varias voces. En general, la música para teclado se desarrolló como género independiente partiendo de ese tipo de transcripciones: tomando como origen la transcripción de los movimientos vocales llamados entablaciones. Por último, en tiempos más recientes y hasta nuestros días, los extractos para piano son unos me…

De assidvitate in lectvra

Hace 10 años adquirí dos libros:

El Naranjo, de Carlos Fuentes.
Casi un objeto, de José Saramago.

Entonces, y a lo largo de este tiempo, he intentado leerlos varias veces [más de 7, seguro], y los esfuerzos fueron inútiles.

La semana pasada operó el milagro: en 2 días leí lo que no me fue posible leer antes en esos 10 años, de Fuentes.

Y apenas ayer, leí de corrido los primeros 3 relatos de Saramago, que resultaron leves, tenues, llenos y rebosantes de esa sencillez lineal que admiro y en la que me deleito.

Más que nunca, afirmo, en carne propia, que la re-lectura es un hábito indispensable en todo aquel que se reconozca como afecto/adicto a las letras.

Y ni qué decir de la música [aplíquese su equivalente auditivo].

Mozart y el caníbal - Ricardo Gullón

Mozart y el caníbal
Ricardo Gullón
Todavía, después de los ejemplos de Altamira y Lascaux, se oye hablar
del arrumbado mito del progreso en la sensibilidad y, por consecuencia,
en el arte. Aun quedan rezagados para quienes el primitivo es un ser de
otra contextura, más cercano de lo irracional que de lo humano.
En La Tabla Ronde (junio, 1951) Gaétan Picon refiere una anécdota
que tal vez ayude a convencer a los reacios.


«Uno de los exploradores -dice que recientemente recorrieron, entre el
Orinoco y el Amazonas, porciones de selva virgen en donde ningún blanco
había penetrado aún, cuenta que, para ganar el respeto y la confianza
de los indios, tuvieron la idea de hacerles oír los discos que llevaban
consigo. Música negra, música occidental de baile... En vano.
Arriesgándose, decidieron poner la 26 Sinfonía de Mozart, y al oírla
los indios no volvieron a dudar de su poder. Hemos podido ver la
fotografía de un hombre de la edad de piedra, escuchando, mientras daba
vueltas el disco de cera en que se hal…

GEORGES BAUDOT [Q. E. P. D.]

GEORGES BAUDOT

El 28 de abril de 2002, en la ciudad de Toulouse, Francia, falleció Georges Baudot, a la edad de 67 años, después de una lucha tenaz contra el cáncer que se había declarado algunos años antes.

Rodeado de sus familiares más cercanos, sus últimos momentos fueron lenificados por las sonoridades suaves de los cantos de Anáhuac que algunos de sus discípulos presentes leían en voz baja, en el original náhuatl, y en la traducción al francés que él mismo había realizado.

Eximio investigador del mundo náhuatl prehispánico y de la colonia, defensor incondicional de los valores culturales mexicanos, Georges se fue a “la región del misterio” Quenonamican, pero permanece su obra, y perdura su recuerdo.

Georges Baudot nació en Madrid, España, el 29 de mayo de 1935. Hijo de André Baudot Chailloux, Primer Secretario de Asuntos Comerciales en la embajada de Francia, Madrid, España, y de Suzanne Goix Mariette. Cursó estudios de primaria, secundaria, y bachiller en el Liceo Francés de Madrid…