Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2006

Mis padres y las matemáticas

Cuando el talento viene por default, no valen las excusas ni los pretextos: las cosas siempre se harán y resultarán 'bien'.

Nací un 12 de agosto. Mi hermano siguiente, dos años después, el 12 de diciembre.

Sigue otro hermano, nacido 2 años después, el 31 de agosto. Y mi hermana, cinco años después, nació el 31 de diciembre.

...Y luego venir a decirme que Einstein y Howking... ni ellos hubieran podido hacerlo mejor.

Felicidades, C. O. A. E. [...]!

La escritura de...

Ricardo Güiraldes.

Aquí, dos ejemplos:





De la memoria guardada a palos...

En alguna página de su Vida, Benvenuto Cellini cuenta que, a los cinco años, vio jugar en el fuego a un animalito, parecido a la lagartija. Se lo contó a su padre. Este le dijo que el animal era una Salamandra y le dio una paliza, para que esa admirable visión, tan pocas veces permitida a los hombres, se le grabara en la memoria.

Borges, El Libro de los Seres Imaginarios, en la entrada sobre la Salamandra.

El culto de la mediocridad

Curioso que los slogans más socorridos hoy día sean aquellos que invitan a los consumidores a correr, con el pretexto de que el tiempo es oro.

Esta filosofía gringa [Time is Money] es precisamente la que está llevando al colapso la economía de los EUNA [Estados Unidos de Norte América, en español, cual debe de ser]. El transcurso de la línea del tiempo, aunque se haya modificado considerablemente a partir de Einstein, sigue dejando patente que es un continuo, susceptible de estirarse o comprimirse, pero continuo al fin.

La divisa de "Porque mañana es demasiado tarde", conlleva por lo menos 2 niveles apreciables a simple vista: la urgencia y la insuficiencia.

Un individuo consciente de que el día de mañana es insuficiente para lograr alcanzar los objetivos cualquiera que estos sean, se encontrará en una situación clarísima: hay que trabajar al doble de ritmo para 'sacar' el trabajo correspondiente al día de hoy y de mañana. Así, el día de hoy, al finalizar, podrá entrega…

Temporis relativitas

Del coronel Mejía diré lo propio. Apenas puedo anotar aquí que era hijo de aquel famoso general federalista José Antonio, del mismo apelli[58]do, rival y enemigo personal de Santa Anna, a quien éste mandó fusilar tras de la acción librada en la hacienda La Blanca, cerca de Acajete, al día siguiente de ella, o sea el 3 de mayo de 1839.
José Antonio Mejía fue ejecutado a las ocho y media de la noche. Refiere el historiador Manuel Payno que, cuando comunicaron a Mejía su sentencia de muerte, preguntó:
"-¿Cuándo debo ser fusilado?
'-Dentro de tres horas -contestó el oficial.-
'-Si Santa Anna hubiera caído en mi poder -respondía con perfecta serenidad- le habría yo concedido tres minutos...'
"Mejía -sigue diciendo Payno- era hombre notable por su valor, que rayaba en arrojo y temeridad; de carácter abierto y franco, como todos los hombres verdaderamente valientes, y de felices inspiraciones militares".

Ángel Escudero [Maestro de Armas] - EL DUELO EN MÉXICO
RECOPILACIÓN …

Icazbalceta: algunas de sus opiniones sobre la conversión de los indios

Los buenos religiosos, que ansiaban por iluminar tantas almas ciegas y atraerlas al verdadero camino de salvación, era muy natural que acogiesen con los brazos abiertos á aquella muchedumbre que venía á ellos, y se apresurasen á administrarle el primero de los Sacramentos que con tanta ansia pedía. Uno de sus propios hermanos de hábito, y de los más beneméritos por cierto, los acusa de que «les faltó la prudencia serpentina», y no acertaron á conocer que los engañaban abrazando en apariencia la fe y perseverando de oculto en sus idolatrías. Duele escuchar esta acusación que en cierta manera ofende la veneranda memoria de aquellos varones verdaderamente apostólicos, y se hace duro de creer que una gran multitud se pusiera súbitamente de acuerdo para engañarlos. El Padre Sahagún, sin duda por exceso de celo y por el profundo conocimiento que de ellas adquirió, llegó á ver idolatrías en todas partes. Bien pudo ser que los primeros se deslumbrasen un tanto y se contentasen con catequismo …

Darwin y la música

He dicho que en un aspecto mi mente ha cambiado durante los últimos veinte o treinta años. Hasta la edad de treinta, o algo más, muchos tipos de poesía, tales como las obras de Milton, Gray, Byron, Wordsworth, Coleridge y Shelley me procuraban un gran placer, e incluso cuando colegial me deleitaba intensamente con la lectura de Shakespeare, especialmente en las obras históricas. También he dicho que antaño la pintura me gustaba bastante, y la música muchísimo. Pero desde hace muchos años no tengo paciencia para leer una línea de poesía; poco tiempo atrás he intentado leer a Shakespeare y lo he encontrado tan intolerablemente pesado que me dio náuseas. También he perdido prácticamente mi afición por la pintura o la música. Por lo general, la música, en lugar de distraerme, me hace pensar demasiado activamente en aquello en lo que he estado trabajando. Conservo un cierto gusto por los bellos paisajes, pero no me causan el exquisito deleite de antaño. Por otra parte, durante años…

Fratre: quizá nunca me perdones...

...mas era imposible dejar de publicar eso que era tuyo, y ahora siento mío.

He vuelto mío.

A cada momento dejamos de pertenecernos, escondiéndonos en 'los otros', repitiendo para los oídos propios aquello y sólo aquello que queremos oír: una figura a qué asirnos, una imagen que nos quede cual traje de sastre perfectamente amoldado al cuerpo.

Pero el dolor queda.

Y salimos del dolor porque no basta sufrir en la soledad: es necesario buscar fuera de las fronteras aquello que nos es insuficiente, es necesario buscar en los demás lo que hemos perdido. Por eso buscamos y anhelamos y exigimos paz, tranquilidad, emoción, calma y amor.

Por eso la poesía, aunque brote de nuestro corazón y por nuestros dedos, no nos pertenece:

siempre hay y habrá alguien buscándose en nosotros.

Te voglio bene assai, fratre.

Un poema: EL POEMA

ourfatherSimitrio Quezadaporterceravezinicio,padre,esteintentodeescritura,elintentodeencontrarte.porterceravezseagitaestasangredeleónherido.porterceravezmesincerocontigoparadecirte,ourfather,quesigoinquiriéndote,aunqueparezcaquetehasido.lafronterasedesdibujacuandolleganlassombras.esoscuroelpuente.juárezdisimulaserfelizentredestellosdepostes.llegandoaelpaso,lacalmadelasnubessetornarojiza.precisoseryomismo,padre,sinataduras,sinatavismos:sintiempoparalaconfesiónyritosdedomingo,teherezadocontrabajos,trifulcasytorrentes.trotamialmaque,enparadoja,buscatuencuentrosinqueellamismasepaenquénochepuedemirarse.merecibeoregonylasubidallenadecuarteaduras,severaloldwomenaredrivingtheirbeetlesthroughthenightthat,recentborned, isfalling.loscuatrosemáforossiguientesconspirancontramí:sucarcajadaesnerviosayamarilla.oídeti,ourfather,enlasnochesmaternas.porhonraralamujerquemehizoconocerte,migrandesconocido,te hebuscadoenlasmañanasylacallewaymore:sólocantatuausencia.comienzanuevajornada.goodmorningelpaso.la…

Indios londinenses

1554. Dialectica resolutio cum textu Aristotelis... por Fray Alonso de la Vera Cruz.

"El grabado de la portada de este libro, es el mismo usado por el impresor inglés Edward Whitchurch de Londres, en su edición del Prayerbook de Eduardo VI (1549), no obstante haber incluido la figura de dos indios".

Vide infra, Wagner "Nueva Bibliografía..."

Ya llegamos! - García Morente como profeta.

De la misma conferencia citada infra, este párrafo:

"La vida, una de dos, o es vida ascendente o es vida descendente. Quieta no se está nunca la vida, porque ella es movimiento y dinamismo por esencia. Así, señores, si nuestras vidas dejan de ser ascendentes, vale decir, teniendo la técnica y la ciencia de lo material al servicio de la esencia, que es el ideal superior, esa vida deja de ser ascendente y es, por fuerza, decadente; tiene que llevarnos, más o menos pronto, a una nueva barbarie. Si vosotros, que constituís la parte más selecta de la humanidad, echáis una mirada sobre nuestros congéneres humanos que se hallan en los estados inferiores de la sociedad, veréis que no está lejano el día en que se cree esa nueva barbarie, que consiste, por ejemplo, en que el conductor de tranvías maneja corrientes eléctricas, sin saber lo que son". [p. 190]

Terrible!

El día del Juicio, ¡Pa' qué quiero calzones!

Es lo que decía mi abuelo, cada vez que algo tardaba en bienlograrse, o cuando, de a tiro, no había solución inmediata para un contratiempo cualquiera.

Y hoy comprendo los distintos niveles de ese 'dicho', actuar es nuestro imperativo predominante.

De Manuel García Morente [Tocayo en apellido de aquel otro admirado: García Icazbalceta], rescato lo siguiente:

"El hombre no es pura técnica. La técnica no tiene valor sino en tanto sirve para que el hombre llegue a ser lo que aspira a ser; en cambio, la ética es la expresión auténtica del ser del hombre. Y claro está que no es menester que el hombre sea realmente ético; basta con que quiera serlo. Cuando el hombre, respondiendo a impulsos inferiores es infiel a su propio ideal; cuando es infiel a su auténtico destino, cuando incurre en un acto que no sirve para acercarlo al ser que él quisiera ser, comete lo que se llama "pecado". Pecar es realizar un acto cuya finalidad es contraria a la ética, o sea a la consecución …

Excomunión

SALA, Rafael, Marcas de Fuego de las antiguas Bibliotecas Mexicanas. México, Monografías Bibliográficas Mexicanas, 1925, número 2. Interesante reproducción de marcas de fuego para los libros de los conventos, de los sellos menos frecuentes. Este libro contiene un facsímil de una interesantísima bula de Pío V, fechada en 4 de noviembre de 1568. En ella fulmina excomunión contra todo el que sustrajera libros de los monasterios o conventos de la Orden de San Francisco. Mientras la comúnmente conocida sin duda fue impresa mucho después de 1568, es probable que ésta sea la que imprimió y circuló en México en 1569 ó 1570.

Tomado de:

Enrique R. Wagner
Nueva Bibliografía Mexicana del Siglo XVI
Suplemento a las Bibliografías de Don Joaquín García Icazbalceta, Don José Toribio Medina y Don Nicolás León.
Traducido por Joaquín García Pimentel y Federico Gómez de Orozco.
Editorial Polis, México MCMXL
Ejemplar b-259, pp. 544-545

Estoy enterrado vivo

No sé a cuento de qué, llegó esta tonada hasta Pérez-Reverte, como leitmotiv, en su novela corta 'Cachito'. Habla de los chunguitos, y es fecha que sigo sin saber por qué.

La canción de José Alfredo Jiménez, Islas Marías, es un vals triste y enérgico... ignoro si Jiménez escuchaba con frecuencia a Mozart. Por sus armonías, fraseos y estructuras, imagino que sí.

Este vals, en voz de Pedro Infante, es un quejido apenas audible, dijérase entremezclado con las olas, espumas y ausencias.

Se rescata el amor de una madre. Si el protagonista de la canción hubiese tenido un padre que le guiara, quizá no estaría entonando, ni en sueños, esa canción.

Es algo frecuente: escuchar a tal o cual persona que 'mi padre me enseñó a trabajar', 'mi padre me enseñó a ser responsable', 'de mi padre aprendí a ser fuerte'. Pero que un varón aprenda de su madre, sólo que termine admitiendo cierta homosexualidad, por lo menos acá, en México, de otra manera no se explicaría esto.

¿Real…

Miedo al éxito

Sobrepasemos a Fromm.

El miedo a la libertad sólo puede entenderse como una posibilidad indefinida de acción, que paraliza y aborta todo intento de trascendencia.

Si los problemas, trabas y enojos son anclas, el miedo a la libertad queda como un estatus que empeora: el miedo al éxito es el segundo paso.

La libertad malograda se traduce en fracaso. Y el ser exitoso, con una libertad de acción mayor, incrementa la inseguridad y los cuestionamientos morales, por básicos o complicados que sean:

la religión y la economía no se llevan, ni se han llevado nunca, bien.

De aquí la frustración de ser católico profesante y un hombre de negocios en ciernes... de aquí también que quizá el único camino sea ser un católico de misa diaria y un humanista, o historiador. García Icazbalceta como ejemplo es lo más idóneo.

Si por éxito entiendo, desde el punto de vista de esa moral que no quise pero me fue impuesta desde la infancia, el alejarse del 'cielo prometido', deberé entonces afrontar, con los o…