Ir al contenido principal

Entradas

December.

December.


Escuché por primera vez este álbum en 1991. Desde aquellas primeras audiciones me cautivó la complejidad sonora de Winston, la que con el tiempo pude 'visualizar' echando mano de las partituras escaneadas que hoy abundan en Internet.
Y entonces vi que lo más interesante, el detalle más curioso de su música radica precisamente en esa sencillez que en momentos parece tocar los límites de la negligencia.
Hay una anécdota curiosa de lo que sucedió con la orquesta encargada de interpretar por primera vez la 'Tabula rasa' de Pärt. Se dice que los músicos al mirar las particellas, preguntaron todos casi al unísono: '¿y dónde está la música?'. Y también se cuenta que conforme fueron interpretando, añadiendo voz sobre voz, coloratura sobre coloratura, timbre sobre timbre, se hizo la luz, se personificó la musa.
Con Winston, al ver las partituras, pregunté exactamente lo contrario: ¿en dónde quedó la música?
Es desconcertante ver su transcripción de 'The c…

Poema: Toritos.

Hace un mes, el 28 de septiembre, Simitrio Quezada fue nombrado Coordinador Estatal de Bibliotecas, en Zacatecas.

Vi, por la mañana, una cascada de felicitaciones, pero no fue sino hasta la noche que pude darme cuenta de lo que había pasado. Como sea, los Toritos estaban a medias, y sólo tenía las primeras tres estrofas.

Pretenden tener un aire festivo y bravucón, pendenciero y dicharachero, aunque sé que muy posiblemente no lo tienen. Son guiños a quien me ha acompañado y a quien he podido acompañar en las lecturas, los intereses y también las discrepancias de estos veintiséis años.

Sisifus redivivus. Tal es Simitrio Quezada.

Poema. Toritos. by Francisco Arriaga on Scribd
1688
Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

POI: Desconcertante.

Person of interest es un show que me ha dado muchos buenos momentos, algunos realmente emocionantes, otros hilarantes, algunos tristes, y algunos caóticos (o ya de plano ¿WTF?).

Aún así, en la que ha sido proclamada como su última temporada, ha contado con un desarrollo muy acorde a lo que hemos visto anteriormente, y esto comienza a causarme cierto prurito, ya que no veo cómo algo que sigue sin definirse, o que ya está definido favoreciendo a un bando, el de Samaritan, puede tener un cambio que verdaderamente libre a La máquina de su nefasto final.



Alcanzado el episodio 8 de los 13 que han sido anunciados, no parece que haya una resolución paulatina y por tanto, creíble, y todo indica que nos quedaremos con algún final o cierre muy a lo Pedro Camacho en aquella novela de Vargas Llosa donde relata sus cuitados con la Tía Julia.

Escándalo sí, y quizá no tanto como para llamarle así, pero la escena lésbica entre Root y Sameen levantó ámpulas en más de uno, y llegué a ver en los comentar…

A horcajadas entre la denuncia y la apología: El club.

Sin caer en el minimalismo, este filme chileno aborda los temas -siempre polémicos- de la pederastia, la homosexualidad, el tráfico de menores y el compadrazgo con la milicia, dentro del mundillo tan cerrado del sacerdocio católico.

Al elegir una narrativa lineal, sin brincos espacio-temporales, el filme va adentrándonos poco a poco en la personalidad atormentada de los curas repudiados que no tienen cabida ni en la iglesia ni en lugar alguno fuera de la iglesia. Nadie quiere saber de ellos, y ellos a su vez tampoco quieren saber de nadie.

Se mantienen en un estado permanente de alerta, reprimiendo y aceptando, quizá en alguna ocasión sublimando los impulsos más brutales, conscientes del daño que han hecho y de alguna manera buscando la forma de expiar aquellas culpas, guiados celosamente por la hermana Mónica. Un detalle, un guiño al espectador: de la misma forma que la madre del célebre obispo de Hipona esperaba la conversión de aquel hijo descarriado, ella busca conservar la purez…